El maíz criollo en jóvenes manos mexicanas

Escrito por: Ana Cristina Castellanos Cervantes
20/09/2021

Maizkali es una cooperativa en el Estado de México que sembrando y comercializando alimentos con maíz generan comunidad y conciencia entre las nuevas generaciones.

Fotografía: Maizkali

En noviembre de 2020 un grupo de jóvenes creó una cooperativa para salvaguardar el campo en Cuautitlán Izcalli, Estado de México. Se trata de Maizkali y actualmente se conforma por María Félix, Melissa González, Rocío Hernández, Jonathan Rivera y Manuel Cruz.

Este ejercicio tomó vida a raíz de la pandemia y se dedica a elaborar y comercializar productos comestibles hechos de maíces nativos. Pero, ¿cómo es que surge? Melissa, politóloga por la UNAM, coordinadora de proyectos comunitarios en el Instituto Mexicano de la Juventud y en la Dirección de Educación de Cuautitlán Izcalli, narra que fue el interés en la economía social y solidaria el unificador del camino.

“Nos dimos cuenta de que había un problema grande en el campo. En nuestra comunidad están desplazando a los campesinos de sus tierras para ocuparlas con desarrollos inmobiliarios y fábricas.

“Y justo esto resultó la motivación más grande para sacar adelante Maizkali, sin duda la recuperación del campo en Cuautitlán”.

jovenes en el campo relevo generacional en cuautilan izcalli producción de maiz agroecologico maizkali
Fotografía: Maizkali

Pero para recuperar el campo primero había que visibilizar el valor del maíz, comenta María, estudiante de Maestría en Pymes por el IPN. “El plan de arranque consistía en exportarlo a otros países los granos, sin embargo, decidimos enfocarnos en la problemática local para conocer mejor la situación y tomar acciones en el lugar”.

Por ejemplo, Manuel, uno de los integrantes vive junto con su familia en un ejido que parece un oasis, aunque muy cerca esté lleno de casas porque han vendido la mayoría de las tierras de cultivo. “Nos llamó mucho la atención que su familia siguiera sembrando bajo un contexto en el que el campo ha perdido relevancia”, agrega.

Y es justo en la tierra de la familia de Manuel de 26 años, quien además de campesino es artista urbano, muralista, escultor y miembro del grupo de hip hop “RKS”, donde Maizkali siembra una hectárea de maíz criollo con su ayuda y la de sus sobrinos pequeños.

bebidas de maiz tejuino de la cooperativa maizkali en cuatutilan izcali
Fotografía: Maizkali

María suma que fue a través de cursos y talleres que se informaron para lograr conformarse como cooperativa, incluso, actualmente son parte del programa “Economía Cultural Comunitaria” de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, donde continúan con capacitaciones útiles para su desarrollo, reforzando aspectos como la imagen del proyecto y plan de negocios.

“Todo lo que sabemos lo hemos aprendido a través de la práctica y capacitaciones. La ayuda que nos ha brindado Fundación Tortilla también ha sido vital en el proceso”.

Con los granos obtenidos de esa hectárea, el equipo de Maizkali elabora alimentos y bebidas que comercializan, como la famosa agua de maíz tostado, el fresco tejuino, el pozol, el dulce nicuatole y elotes.

“Nos empezamos a preguntar cosas como: ¿por qué todo el mundo conoce el café, pero nadie el pozol si te proporciona la misma cantidad de energía y es una bebida 100 por ciento natural y nutritiva? Esta curiosidad nos motivó a pasar de la teoría a la práctica, es decir, sembrar para producir el insumo que será el protagonista de los productos nutritivos que comercializamos. Nos la pasamos experimentando para lograr que tengan buen sabor”, resalta Rocío, coordinadora de un proyecto de educación ambiental para la salud en la región centro del país, con el objetivo de prevenir futuras pandemias.

productos de la cooperativa maizkali bebidas de maiz tejuino pinole y maiz criollo
Fotografía: Maizkali

“Es vital involucrarnos en temas como éste, a todos nos debe importar qué comemos. Desde niños y jóvenes debemos poner atención en lo que pasa con la tierra, porque de otra manera la dejamos en manos de grandes empresas que contaminan nuestros alimentos.

“Interesarnos nos da la oportunidad de decidir cómo queremos vivir, de eso se trata la soberanía alimentaria”, menciona María.

Actualmente Maizkali no cuenta con un lugar establecido para la venta de sus productos, sin embargo, es posible contactarlos a través de sus redes sociales para realizar pedidos, los cuales se entregan en la zona de Cuautitlán Izcalli, Estado de México y Ciudad de México. Puedes encontrar este proyecto en IG @maizkali y FB: Maizkali.

“Parece que ahora el sueño de las nuevas generaciones es salir del campo, pero pienso que como jóvenes debemos seguir buscando alternativas para salvaguardar nuestra cultura y nuestros alimentos”, concluye Jonathan, actualmente administrador de un negocio familiar y participante activo en la recuperación de espacios públicos en Cuautitlán junto con la organización “Vecinos en Acción”.

colectivo maizkali cautilan izkali
Fotografía: Maizkali

Si te interesa recibir actualizaciones sobre nuestro contenido o información sobre nuestro trabajo, déjanos tus datos y compártenos tus áreas de interés:

Áreas de interés:

Cocina
Agricultura
Cultura
Emprendimiento


SÍGUENOS EN INSTAGRAM